- Aviso Publicitario -

1- Qué bueno sería que a muchos profesionales les diera un “ataque de humildad” y supieran decir “no lo sé” cuando no están seguros de lo que se les está consultando. Qué bueno y útil sería para poder seguir buscando la respuesta correcta, pero a la vez qué difícil para el orgullo del que tiene que responder esto. Lo primero que se nos viene a la mente es algún profesional médico, pero en todas las disciplinas ocurre lo mismo. Muchas veces se responde con voz firme, generalmente utilizando lenguaje complicado y sin titubear, cuando en realidad no saben la respuesta exacta. Y esto tiene implicancias enormes que nos llevan a que nuestros problemas se agraven en lugar de solucionarse.

2- Mirando la imagen me acordé del mensaje que nos dió el rector de la universidad donde hice mi MBA el día que nos graduábamos. Habitualmente, como ocurre en la imagen del chiste, colgamos nuestros diplomas detrás nuestro, en nuestras oficinas o en algún lugar visible para que la gente que nos visita los observe. El mensaje que ese día nos transmitió fue que los colgáramos en la pared opuesta, donde fuéramos nosotros quienes los observáramos todo el día. De esta manera, cada vez que respondiéramos el teléfono, que enviáramos un mail, que realizáramos un trabajo, lo hiciéramos como los profesionales que buscabamos ser al estudiar lo que menciona cada uno de los diplomas.

3- Por último el autor de la imagen del chiste me transmitió una tranquilidad por parte del personaje que dice “no sé”. Y dice solo eso, ni siquiera un “la verdad es que no lo sé”. Su mensaje es corto, conciso y sin demasiados preámbulos o disculpas. Es como que la gente que es segura de su persona y de su profesionalismo no tiene miedo de decir que lo sabe, no hace perder el tiempo, sabe aplicar “la proporción natural de la cara”, dos oídos y una boca, por lo que escucha el doble de lo que habla. Saben que no son culpables de nada por no tener ese conocimiento, nadie lo es. Es imposible saber todo y de todas las disciplinas, no hace falta opinar de cualquier cosa. De lo único que uno sí es culpable es de emitir una opinión y dar certeza a alguien de algo, cuando en realidad no está seguro de lo que está opinando.

¿Te gustó el contenido? Compartilo en las redes
- Aviso Publicitario -

Dejá tu comentario